lunes, 27 de octubre de 2008

MIRAR DE BRONCE



He vuelto a embriagarme
de tus ojos amarillos
aquel bronce añejo
que distrae mis sentidos.
Se mezclan los recuerdos
la calma se hace añicos
reclamando tus besos
abandono mi sitio.
Qué hace tu sendero
cruzando mi camino,
arrebatando el tiempo,
impetuoso remolino.
Debiste en un recuerdo
ser presa del olvido.
¿Cómo osa tu universo
irrumpir en el mío?
¿Qué pretendes inquieto
juguete del destino?
no hay voz tras el eco
que causan tus gemidos.
No hay paz, ni silencio
si acepto tu delirio.
Insaciable avariento
devorando mi espíritu.
Por qué no en un recuerdo
aquietas mi martirio,
que ebria ya de sueños
no controlo mis trinos
y tú, dulce tormento,
seduces mi instinto...
Autor Ishel
Derechos Reservados

4 comentarios:

jaime dijo...

Y...nos volvemos a embriagar en aquel vino,.....y nos volvemos a preguntar ¿que tiene esta cepa que nos pierde?
Saludos

Adolfo Calatayu dijo...

Nunca hay paz,querida Ishel...en mi blog te dejé un mensajito,cuando puedas pasá por favor.
Cariños.

Enredada dijo...

que belleza en tus palabras...
tanta que no puedo agregar más.
mil besos

Huayat . dijo...

Me fascina la seducción femenina y sobre todo embriagar el instinto para luego juntos volver a nuestro camino.
Salud-os desde el eje de mi universo.